Historia del Té

MATCHA Abrirnos a un Té Verde que migra de la Tradición a lo Cotidiano

 

Hoy el Matcha se está volviendo común en las cartas de cafés y restaurantes. Se ha vuelto un ritual cotidiano para miles de personas alrededor del mundo. Y qué es Matcha?

El Matcha es una preparación de Té Verde originaria de Japón. Es un Té Verde pulverizado con molinos de piedra. Recordemos que todo el Té proviene de la misma planta, la Camellia Sinensis. Existen miles de varietales de esta plantas y distintos procesos para transformar la planta en té verde, té blanco, té negro, oolong, o tés post-fermentados u oscuros.

El origen del Matcha es ancestral y ceremonial, conectado directamente con el budismo Zen. El Té es originario de China y viajó a Japón en manos de monjes durante la dinastía Song (960 – 1279). Con los años se fue introduciendo en prácticas de meditación y en los principios filosóficos Wa Kei Sei Jaku (Armonía, Respeto, Pureza, Tranquilidad). A la ceremonia de Té Japonés se le llamó Chanoyu.

Hoy en nuestro correr cotidiano la búsqueda del Matcha se ha limitado a veces a buscar alternativas que ayuden a “perder peso” o a estar activos. Pero los beneficios del Matcha abarcan muchos aspectos de nuestro bienestar físico, mental, emocional, energético y espiritual.

El Matcha se procesa de hojas frescas recién cosechadas que crecen bajo polisombra para aumentar la cantidad de clorofila en las hojas, de manera similar que otro té verde japonés, el Gyokuro. La clorofila aumentada contribuye con grandes cantidades de

 

  • L-teanina – le aporta sabor y taninos y la sensación de relajación
  • Cafeína – le aporta un tinte amargo y propiedades que activan la energía en el cuerpo
  • Catequinas – antioxidantes que aportan textura y la posibilidad de concentración

El color del Matcha es un vívido verde esmeralda. Su sabor es ligeramente dulce, algo astringente, herbal y cremoso.  Es uno de los pocos tés que se ingieren por completo cuando se toman.

Cómo preparar un Matcha tradicional?

Para preparar un Matcha y recibir todos sus beneficios, buscamos primero un té de muy buena calidad.

Buscamos también los utensilios necesarios para prepararlo.

Chasen – Batidor de Bambú

Chawan – Bowl amplio de cerámica que permite que se bata el té con agua

Colador pequeño – para cernir el Matcha

Chashaku – Cucharilla de bambú

Para preparar una taza de matcha tomas aproximadamente 1.5 gramos de Matcha con una cucharita, los ciernes sobre tu chawan o bowl. Añades 150 ml de agua a 80 grados y bates con el chasen con movimientos suaves y armoniosos pero veloces en forma de 8 o W hasta crear una buena capa de espuma.

Virtudes del Matcha

Esta forma de Té Verde ancestral nos brinda muchas propiedades. Su alto contenido de antioxidantes, en especial la presencial de EGCG (epigalocatequina gallate), le proporciona características anticancerígenas. También es un excelente rejuvenecedor celular. Como todos los tés verdes de buena calidad, tiene propiedades antivirales, ayuda a balancear niveles de colesterol y azúcar en la sangre, promueve la salud cardiaca, el buen funcionamiento del sistema inmune, y la concentración.

Hay quienes combinan té verde con limón o que lo toman en ayunas. Nosotros recomendamos que tomes el matcha sólo para que puedas sentir sus aromas, sabores y beneficios. Es mejor tomarlo después de haber comido pues hay muchas personas que lo pueden sentir ácido.

Si nos conectamos con sus usos y conocimiento ancestral puede el Matcha ser un gran aliado para ayudarnos a entrar en estados profundo de meditación.

El matcha de buena calidad tiene pocas contraindicaciones. Sin embargo es mejor evitarlo cuando existe alta susceptibilidad a la cafeína, enfermedades crónicas de vesícula, hígado y riñones, alergias graves al té verde.

 

Related Posts

One thought on “MATCHA Abrirnos a un Té Verde que migra de la Tradición a lo Cotidiano

  1. Anyelina dice:

    Esta genial el aporte. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *