Plantas para la Felicidad

PLANTAS PARA LA FELICIDAD: Aliadas para contrarrestar ansiedad estrés y depresión

La ansiedad, el estrés y la depresión están llegando a niveles epidémicos. Cuando hablamos de las plantas como aliadas para contrarrestar estos desbalances, hablamos de conciencia energética y hemos también de reconocer qué tiene esto que ver con espiritualidad.

A simple vista lo que podemos decir es que ansiedad, estrés y depresión son indicadores importantes de que le deberíamos estar poniendo atención a algo. Similar a cómo cuando hay dolor o inflamación. El cuerpo y la mente nos indican algo y está en nosotros si queremos evadir o escuchar algo que podría tomar forma de sabiduría interna. Claro todo depende de cada quien, su situación y su capacidad de llevar el dolor y el nivel de este.

De acuerdo con varias corrientes de medicina ancestral existen distintos estados de la mente. Podríamos agruparlos en 3: espiritual, agitado e inerte.

Una mente espiritual, o una mente consciente, vive libre de estrés, ansiedad y depresión, no desde el idealismo pues seguramente pasará por situaciones de estrés emocional, pero tiene una comprensión espiritual y acción balanceada ante estas condiciones. La mente consciente, espiritual, es el antídoto a cualquier sufrimiento.

La mente agitada se llena de ansiedad. Cuando la mente está agitada no para, se despierta a mitad de la noche con un pensamiento, ya sea idea o preocupación, que muchas veces se vuelve repetitivo. El antídoto es regresar a la mente pacífica, que duerme profundo y serena.

Cuando la mente está inerte, estancada, se cultiva la depresión. Falta motivación y energía. La vitalidad se bloquea. El antídoto es cultivar el agradecimiento y la compasión.

Una mente agitada está llena de ansiedad es inquieta no duerme.

 

Una mente estática, estancada le hace falta la voluntad, la intención

 

La mente espiritual está libre de ansiedad, estrés y depresión. No quiere decir que no se siente, sino que hay una aproximación distinta, o una no identificación con las emociones.

 

La Ansiedad, el Estrés y la Depresión se consideran males del espíritu. Se manifiestan a través del estado de ánimo, la irritabilidad, la inquietud mental, y el sueño.

El 99% del estrés no está basado en la realidad, es actividad de la mente ¿Por qué la mente genera esta tensión? El ego (el sentido de ser) se siente amenazado. Tiene que ver con nuestro nivel de evolución espiritual, podemos cultivar la paz interior y volver a ella una otra vez.

Cuando el balance de los elementos en el cuerpo es dinámico y obedece a nuestro ritmo natural vivimos en ese estado de paz y realización. Cuando hay exceso de fuego y/o de aire, nos agitamos, cuando hay exceso de agua y/o tierra nuestro ánimo se disminuye.

 

¿Cómo es nuestro estilo de vida? ¿Alimentación, dieta, nutrición? ¿Ejercicio, movimiento, vida activa? ¿Vida sexual? ¿Respiración? ¿Hábitos, adicciones? ¿Calidad del sueño?

¿Cómo está nuestra mente? en un estado agitado o en un estado estático estancado o en estado de paz interior, de consciencia espiritual.
¿Cómo está nuestro espíritu? ¿Brillan los ojos? ¿Estamos positivos, inspirados? ¿Tenemos el corazón abierto y expandido?

La condición de nuestro espíritu es fundamental en cómo afrontamos los pormenores de la vida.

Si respondemos a estos desbalances desde la mente consciente, nuestra experiencia será significativa, transformadora y aprenderemos algo que nos hará crecer y seguramente llevarnos hacia la raíz del problema.  Queremos restaurar el flujo de la naturaleza en el cuerpo para sanar, purificar, revitalizar, rejuvenecer y evolucionar.

Cuando escogemos trabajar con la naturaleza y las plantas, escogemos no esconder el problema o sedarnos. Las plantas que nos ayudan a tratar estos desbalances espirituales no funcionan como los medicamentos. Hacen parte de una serie de ajustes que podemos hacer. Las plantas no van a controlar nuestra mente y emociones, pero pueden ayudarnos y apoyarnos en el camino de cumplir nuestras tareas, y de regresar a la mente a su estado natural de paz.

Las plantas nos ayudan muchas veces a manejar los primeros síntomas, también se integran muy bien con otras terapias al relajar el sistema nervioso central. Hay casos en los que no funcionan- En la medida que más nos acerquemos a ellas más nos van a ayudar.

El propósito de la mente es conectar todo y que la vida tenga sentido. Si no tenemos la mente clara no encontramos respuestas ni sentido no sabemos qué hacer con los problemas que estamos enfrentando. Esta frustración resulta en una cascada de situaciones dentro del cuerpo.

¿Son la ansiedad y la depresión respuestas a algo por lo que estamos pasando? ¿O viene de traumas pasados? ¿O son resultado de desbalances en las glándulas suprarrenales, la tiroides, el hígado?

En términos biológicos, queremos ayudarle al cuerpo a navegar estas condiciones balanceando la relación entre el sistema nervioso central, el sistema inmune y el sistema endocrino, a través del sistema digestivo y respiratorio.

Entre más tiempo logremos estar en un estado de paz interior el sistema nervioso y el sistema endocrino responderán a estos patrones.

La mente en paz tiene una mayor apertura a la medicina natural, que es sutil, poco invasiva, no es peligrosa, es simbiótica, mejora el sistema inmune. La mente espiritual transforma la condición por la que estamos pasando en algo de lo que podemos aprender y evolucionar.

La Ansiedad, el Estrés y la Depresión son catalizadores; indicadores de que debemos prestarle atención a algo. Son mensajes del cuerpo y de la mente, está en nosotros si lo queremos cubrir o escucharlo como una forma de sabiduría interna. Esto depende de nuestra capacidad individual y el nivel de dolor.

Las plantitas y prácticas que sugerimos son aliados y nos apoyan en el trabajo de transformar nuestra vida y evolucionar. A veces ayudan a reducir síntomas, en otros casos necesitan de otros tratamientos holísticos, a veces no vemos como ayudan.

Plantas que podemos tomar en Infusión y Modulan el Sistema Nervioso Central

 

Alivian la ansiedad, calman los nervios, calman, elevan el espíritu:

 

  • Cardamomo, Clavo, Manzanilla, Toronjil, Menta, Romero, Tomillo, Rosas, Salvia, Lavanda

Contrarrestan depresión, alivian el cansancio mental, calientan el espíritu: 

  • Guayusa, Café, Cacao, Té (matcha, pu-erh, earl grey, chai), Tulsi, Albahaca, Maca, Jengibre, Hierba de San Juan, Ají, romero, salvia

Aromas sanadores de las plantas

Inhalar aromas sanadores es un gran método de sostener, nutrir, calmar, estabilizar y elevar estados de la mente, las emociones y la consciencia relacionados con el bienestar del espíritu. También los podemos recibir a través de masaje y sobre todo auto-masaje.

 

Calman y elevan el espíritu, rejuvenecen la vitalidad mejorando el sueño y el descanso.

  • Lavanda, Limonaria, Salvia, Geranio, Bergamota, Ylang-ylang, Rosas, Neroli, Jazmín, Nardo

Mejoran concentración, memoria y previenen degeneración cognitiva y neurológica. Mantienen un estado de alerta.                                                

  • Eucalipto, Pino, Menta, Romero

Purificación, gratitud, ofrendas, elevan mente, corazón y espíritu.            

  • Resinas y Maderas (Palo Santo, Incienso)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *